Nueva etapa de la gran Senda de Málaga realizada por nuestro grupo C.D. Tritones Málaga.
  4ª Etapa que transcurre desde Torrox a Nerja 10,50 km
Información facilitada por Gran senda de Málaga.
www.gransendademalaga.es
La etapa cuarta se encarga de bajar desde el municipo de Torrox a la costa nerjeña y, después de tres etapas con la referencia de la N-340, en este caso el trazado elegido se hermana con el que utiliza la Autovía del Mediterráneo. Con una dirección general perfecta de poniente a levante, el camino tradicional que se utiliza es la Cañada Real de Motril a Málaga, que la Gran Senda de Málaga sigue escrupulosamente salvo en los casos en los que la autovía se ha asentado sobre la misma, inutilizándola.
El primer obstáculo a salvar es el encajonamiento del importante Río Torrox, lo que desde tiempos inmemoriales se ha solucionado mediante un puente de dos arcos y un posterior vado, en el horcajo que forma el curso fluvial principal con un pequeño afluente que viene del este. El recorrido busca luego ascender al viso situado entre el Cerro Pastora y el del Puerto, a 265 metros de altitud, para desde allí recorrer la falda meridional del Cerro Pastora sin perder altura utilizando pistas de tierra. El descenso al encuentro de nuevo con la A-7 comienza donde las primeras urbanizaciones y el asfalto, encontrando el GR un segundo vado (Río Seco) en el largo periplo por las vías de servicio aledañas a esa infraestructura de tráfico rodado, hasta que la cruza por debajo, transita por las barriadas periféricas a caballo entre Frigiliana y Nerja y vadea el Río Chíllar.
La longitud, los desniveles y el tipo de camino utilizado, sobre todo carriles, hace que el viajero se enfrente a una etapa bastante asequible en la que solo hay un par de fuertes pendientes que salvar, una en ascenso y otra en descenso.

Lo mejor

El Puente de las Ánimas es un buen ejemplo de infraestructura viaria tradicional que ha sabido leer el terreno para buscar el mejor emplazamiento teniendo en cuenta el punto de destino. Construido con materiales locales, es necesario reseñar su importancia para el pueblo, pese a que su brillo antiguo palidezca al lado del imponente viaducto que se alza a escasos metros.

Las lomas de esquistos que rodean Torrox por levante parecen querer reivindicar su condición de montaña en esta zona, tanto por las altitudes como por las pendientes que generan. A esto contribuye el Río Torrox, que marca una profunda cicatriz en esta accidentada geografía. La agricultura de subsistencia, la ganadería extensiva y los usos del monte han deforestado a lo largo de los siglos el paisaje, si bien de vez en cuando surge algún aislado testigo de los primigenios encinar y alcornocal que medraron aquí. Hay una zona de umbría donde esto es especialmente patente, entre los kilómetros 1.5 y 3. La biodiversidad de arbustos es importante y la fauna asociada, sobre todo pájaros, bastante relevante.
Por primera vez, por otra parte, el GR-249 permite visitar durante un buen tramo diferentes tipologías de cultivos arbóreos subtropicales, desde las grandes extensiones de regadío de la ladera meridional del Cerro Pastora hasta las pequeñas explotaciones abancaladas donde los omnipresentes aguacates de diversas variedades se mezclan con kiwis, chirimoyas, mangos, papayas y nísperos. Es ésta una nueva industria que va ganando terreno conforme dispone de agua suficiente a los antiguos cultivos de secano que todavía se sitúan por encima de estos recién llegados: largas albarradas con filas de olivos, algunos almendros y el recuerdo de las viñas.
Toda la costa axárquica ha visto modificado su paisaje en este principio de milenio con el exhuberante verdor de estos árboles foráneos, que exigen unas temperaturas que son seña de identidad de la Axarquía y tienen unos requerimientos hídricos que demandan una gestión inteligente del recurso.
Por último, el paso por los tramos finales de los Ríos Torrox y Chíllar en dirección a Nerja emplazan a la realización de futuras etapas de la Gran Senda de Málaga en las que se conocerán cada uno de los afluentes de cabecera de estos significativos cursos fluviales que drenan directamente al Mediterráneo, hacia el sur. Las Sierras Tejeda y Almijara, que en un principio aparecen lejanas, aportan el agua tan necesaria para el consumo y las industrias, sobre todo agrícolas, mediante estos drenajes que hunden sus raíces en las superficies arboladas serranas.

Previous reading
Nueva jornada de exploración (nº 15-10-16).
Next reading
GR 249. Etapa 03: Vélez-Málaga – Torrox 19,20 km